25 de noviembre: ¡No a la violencia contra las mujeres!


Donde hay desigualdad, hay violencia. Porque hay alguien que no puede elegir, hay alguien que está a merced de los deseos de otro, hay alguien que es sometido. La violencia de género tiene su origen allí donde se instauró que lo masculino era lo mejor: lo más fuerte, lo más inteligente, lo poderoso, lo decisivo. En contraposición, durante siglos la cultura machista patriarcal nos ha definido a las mujeres como las débiles, las que no sabemos, las que no podemos, las que debemos servir al hombre. Tales mandatos nos aprisionan, también a los varones, a quienes se les exige ser siempre viriles y determinados. Estas cadenas se van rompiendo, las vamos deshaciendo, pero persisten.

Área de la Mujer

Porque en lo que llevamos del 2017 ya hubieron 254 femicidios, es decir, 1 mujer asesinada cada 30 horas. Y el asesinato llega como colorario de una larga secuencia de maltratos. En la mayoría de los casos, la violencia física está precedida de aislamiento de la víctima por parte de su pareja, celos extremos, la anulación de la mujer como sujeto para pasar a ser un objeto a disposición del hombre, la manipulación psicológica y económica, el maltrato verbal y, finalmente, la golpiza. Todo esto avalado por una cultura que, desde distintos espacios de producción simbólica (medios, instituciones, ideologías), genera, reproduce y fomenta la desigualdad de género.

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, y es preciso que sigamos dando pelea, porque no se termina, porque tenemos que mantener en alto las banderas que nos han permitido avanzar en la construcción de un mundo más justo, porque queda mucho por hacer y porque demostramos que podemos hacerlo. Así como una vez se construyó la desigualdad y se instaló el machismo, ahora podemos deconstruir lo que nos somete y hacer otro mundo, uno donde todas y todos podamos tener igualdad de oportunidades, aunque seamos diferentes. No se trata de invertir el orden de dominación, se trata de terminar con la dominación, porque esa es la primera violencia, la falta de libertad.

Todas y todos estamos llamados a hacerlo: en las casas, en el barrio, en la calle, en la escuela, en las instituciones del Estado, en los medios. ¡En nuestras conciencias! Cuestionemos, pensemos, no nos callemos, tendamos lazos de solidaridad.

Como dijo Bertol Bretch: “No aceptes lo habitual como cosa natural. 
Porque en tiempos de desorden,
 de confusión organizada,
 de humanidad deshumanizada, 
nada debe parecer natural.
 Nada debe parecer imposible de cambiar”.

0 comentarios:

Isla 92 en Facebook

Seguinos en Twitter

Photobucket

Archivos

Google+ Followers

Subscribe via Email

Escribe tu Email Aquí:

FeedBurner

Para quedar subscripto debe confirmar mail de Feed Burner ej: Aquí
todas las fotos de este sitio pueden ser usadas, lo único que pedimos es que nombren la fuente a cambio gracias www.isla92.com.ar

Acerca de

Mi foto
Choele Choel Patagonia Argentina
Ver todo mi perfil
Se ha producido un error en este gadget.